Instalar rodamientos en una mampara

Las mamparas son elementos con una gran importancia tanto funcional como estética. Nos permiten separar espacios de una manera sencilla, pero también elegante. Están compuestas principalmente por raíles (pieza fija) y rodamientos (pieza móvil) que permiten su deslizamiento ligero y fácil. Cuando una de esas partes falla, la mampara perderá su funcionalidad, aunque generalmente el rodamiento, al ser la pieza móvil, es la que se desgasta con más frecuencia.

Normalmente, las mamparas constan de cuatro rodamientos: dos inferiores y dos superiores. Si se dañaron los rodamientos de tu mampara y vas a cambiarlos o simplemente necesitas instalar los rodamientos de una nueva mampara, no dejes de leer las siguientes líneas donde estaremos explicándote cómo hacerlo. Aunque te recomendamos que acudas a expertos en instalación de mamparas de cristal.

Factores a tener en cuenta al instalar rodamientos en una mampara

Los rodamientos son los que soportan el peso de la puerta de la mampara y, además, se mantienen en constante roce con los raíles, por lo que suelen desgastarse rápidamente. De ahí a que sea muy importante brindar mantenimiento periódico a las mamparas para garantizar una larga vida útil de los rodamientos.

En ese sentido, cuando vayas a instalar un rodamiento, considera lo siguiente:

  • No son piezas estándares o universales. Es decir, debes comprar el modelo de rodamiento especialmente diseñado para la mampara que tengas, pues si adquieras cualquier otro no podrás instalarlo correctamente. Asesórate bien en este respecto, para no equivocarte.
  • Para poner los rodamientos deberás quitar las puertas de la mampara. Además, recuerda que las puertas de cristal son muy débiles en lo ángulos, así que no te olvides de protegerlos.
  • Las herramientas que normalmente necesitarás: guantes, llaves allen y atornillador con diferentes puntas.

Pasos para instalar los rodamientos de una mampara

  • Retira los rodamientos inferiores, presionándolos y luego dando un leve tirón para extraerlos.
  • Con la puerta suspendida y colgada de los rodamientos superiores, procede a quitarla.
  • Pon la puerta que retiraste en un lugar seguro y protégele las esquinas con unas toallas o plástico burbuja para evitar que se rompan.
  • Ahora retira el tornillo del embellecedor, que normalmente está cubierto por un embellecedor de plástico.
  • Luego quita el rodamiento. Te darás cuenta que no está en contacto con el cristal, sino que tiene una lágrima de silicona que lo aísla.
  • Aprovecha que has quitado todo para limpiar la zona donde instalarás los nuevos rodamientos.
  • Instala los nuevos rodamientos y apriétalos con tornillos. No muy fuerte, solo lo necesario para que queden bien sujetados. Recuerda que la lágrima de silicona protege al cristal frente al metal.
  • Ahora cuelga la puerta en el perfil superior y luego encájala en el inferior. Así las puertas deberían quedar bien firmes y ligeras al momento de deslizarlas.
  • Si la puerta no se desliza suavemente, gradúa los tornillos de los rodamientos hasta que lo consigas.

Esperamos que este pequeño tutorial te haya servido de ayuda y recuerda que, si tienes alguna duda, puedes contactarnos para brindarte una asesoría más personalizada y precisa.