Instalación de cerraduras

Si es necesario sustituir una cerradura ya sea porque no funciona bien o porque se teme que alguien pueda haber hecho una copia de la llave, lo mejor es llamar al servicio de cerrajería. Y si quiere saber los tipos principales de cerraduras que existen y cómo actuar para cambiarlas, a continuación se las vamos a mostrar.

La primera de ellas sería la de gorjas. En este caso si se desea cambiar la llave se puede hacer una cambio de combinación de dicha cerradura y entregar unas llaves nuevas que tengan un dentado diferentes, sin olvidar de restaurar la cerradura completamente para que quede como nueva y pueda volver a estar operativa unos cuantos años más.

Por otra parte las cerraduras electromagnéticas y motorizadas es un sistema de seguridad muy extendido en las puertas que sirven de acceso a las comunidades, ya que ofrecen más seguridad que una cerradura convencional, cerrándose además de un solo golpe imposibilitando la apertura con el método de la «radiografía» y siendo más resistente de abrir usando la fuerza bruta. Además cumplen con la normativa de seguridad vigente ya que permite la salida pulsando un botón eléctrico y bajando la manilla, sin necesidad de usar las llaves.

Las más instaladas son las Dorcas Duo ya que el precio es más barato y porque su mantenimiento es menor. Es sumamente importante una correcta instalación que se ajuste al milímetro para ofrecer una seguridad máxima. Por eso es fundamental llamar a un técnico con experiencia en este tipo de instalaciones para que lo haga correctamente.

Por otra parte la cerradura Pina electromecánica es muy segura tanto por su calidad y robustez, como por su sistema de funcionamiento, además es más barata que la mayor parte de las cerraduras motorizadas.

Las cerraduras de gorjas son de las pocas que existen en el mercado que resultan antiganzúa, puesto que su casquillo y la forma de la llave, impiden que se puedan meter las ganzúas usadas para la apertura de puertas. Además tiene un ajuste sumamente precios ya que se ajustan de manera artesanal una a una. La cerradura de bombillo cuenta con un sistema antirrotura para bloquear la cerradura si algún ladrón rompe el bombillo. Su mantenimiento además es casi nulo.

Una cerradura motorizada va cableada de manera eléctrica y el accionamiento del cierre se hace accionando el mecanismo de la misma cuando se cierra la puerta y para abrirla hay que hacerlo desde un pulsador eléctrico que actúa sobre la cerradura y retira de forma automática el pestillo.

Entre las más conocidas está la Eff-eff mediator, que se recomiendan para lugares donde se requiere una automatización de puertas para que a la hora de accionarlas con un impulso eléctrico, se abra la puerta y permita el paso sin necesidad de tocar la puerta. Son perfecta para el paso de personas con minusvalías que van en sillas de ruedas. Si son puertas abatibles deberán ir provistas de cierrapuertas eléctrico.

Es importante también contactar con un servicio de cerrajería que pueda instalar, reparar y sustituir cerraduras de cualquier marca y tipo como embutidas, sobrepuestas, de golpe y llave, de barras, para bombillo, de gorjas, de doble pala, de llave cruciforme, eléctricas, electromecánicas, motorizadas, de puertas acorazadas, de gancho o electromagnéticas.